sábado, 15 de noviembre de 2008

Bittersweetbienal

Hace poco tenía litros de vergüenza que humedecían mi cordura,
sin embargo;
encontré la bitácora del párvulo y en ella vi palabras que se volvían sangre,
sangre que se volvía verdad,
mataperros metamorfos, egos justamente contristados,
un bicho alcalde descalzo por lo real,
entonces entendí;
El arte no es tener nada que hacer,
y tampoco prostituir locas intenciones,
¡ja! famosas tarjetas que excluían del arte a los artistas;
poetas cenicientos, pintores con color de ausencia,
teatristas injuriados por la estupidez
de los que gozan realizar bonitos cocteles para no dañar su imagen,
yo en tanto me dediqué a pensar que la vida es corta y que el vino gratis
no se puede desperdiciar.

El hecho es que Warhol ya existió y el dadá tenía un objetivo.

1 comentario:

Saturnine dijo...

Jajaja... hermoso, hermoso, tocó las fibras de mi ser (pero no tanto como el vino de la bienal)